¿Qué representa "Eunice"?

Intervención en la rueda de prensa de anuncio del estreno mundial de la ópera Eunice en Cuenca, 11, 12 y 13 de julio de 2018

Por: Javier Andrade Córdova, director de la puesta en escena

Eunike, nombre griego que significa:
“aquella que alcanza la victoria”

 

 

Hay una virtud en particular que se transmite desde la esencia del creador Salgado a su obra y que, en la ópera "Eunice", se convierte, además, en tema: la convicción. En esta obra, una esclava griega vendida a un noble romano, integrante de la corte de Nerón, una mujer desarraigada, marginal y vulnerable, desprovista de derechos y poderes, se convierte en un ser invencible de la mano de un convencimiento: el individuo que hace lo que considera correcto poniendo en riesgo incluso su propia existencia es capaz de vencer a los poderes políticos y económicos, por más absolutos y corruptos que estos sean. Sobre esto trata esta ópera que ha esperado 56 años para convertirse en un espectáculo vivo. 
En todas las reuniones con los cantantes y los diseñadores que se han llevado adelante para construir la visualidad y la acción teatral de esta ópera, he repetido este punto de vista -personal, como es imperativo a la tarea de la dirección de la puesta-, y que inmediatamente nos permite comprender que "Eunice" cuenta una historia que, por una parte, tiene toda la actualidad del caso y, por otra, reafirma que la convicción individual puede lograr lo inverosímil. En el transcurso del argumento esa esclava griega, Eunice, ofrendará su propia vida para salvar la de otra mujer que ha caído en las redes de una intriga política corrupta, propia de la decadencia y la deshumanización de un régimen absolutista que tiene como única ley el capricho de un emperador infantil, bizarro y manipulable, por medio del halago y las lisonjas ridículas de sus esbirros.
En el momento climático de la ópera, Eunice se enfrenta cara a cara con Nerón. ¿Hay algún poder mayor a aquel que tiene un ser dispuesto a ofrendar su propia vida por el prójimo? Sin duda que no. A Nerón solo le queda como respuesta la violencia resentida del poderoso que ha sido vencido moralmente y ha quedado desnudado en su absurda pequeñez. Eunice ha de morir luego, como resultado de un martirio, pero en el devenir del argumento se reconoce que su muerte no ha sido inútil: el imperio de Nerón se quiebra y se hunde como cualquier dios de pies de barro, ante una rebelión que ha estallado en la ciudad y que parecería haber tomado fuerza con la rebeldía de Eunice.
¿Qué representa entonces "Eunice", qué es "Eunice"?
"Eunice" es Salgado, es su espíritu maniatado por el provincialismo, la precariedad y la vulgaridad de su tiempo. Es su obra, almacenada en archivos, lejos del encuentro con la gente para la cual fue escrita. Es la voz interna de su creador en el desierto de un silencio obligado por la incapacidad de su propia época para hacer de ella una voz audible. 
Y, sin embargo, "Eunice" es también aquella que al final vence y es así que muy pronto será escuchada, porque está hecha de convencimientos sugestivos y probablemente inmortales. Uno de ellos es especialmente evidente y convocante, a mi manera de ver: la creación artística tiene sentido más allá de los absurdos y la indolencia. La imagen que más claramente expresa esto es la del mismo Salgado sentado frente a sus partituras perseverando, incansable, en la creación de su obra, incluso consciente de que no la iba a escuchar nunca en vida. 
Pertenezco a la generación que aún conoció al maestro de Cayambe –sobre quien se ha dicho tanto y cuya obra se conoce tan poco-, cuando era rector del Conservatorio Nacional de Quito en los años cercanos a su fallecimiento, sin embargo debo confesar que no fue sino hasta el año 2007 que tuve la oportunidad de estudiar sus manuscritos autógrafos y tomar conciencia real de la dimensión continental y universal del operista Salgado. 11 años ha tomado llevar a diversos ámbitos al convencimiento de la necesidad de estrenar estas obras del maestro, sobre las cuales ha pesado la dolorosa carga de una ignorancia que las tildaba de irrealizables, y que repetía, año tras año, un maleficio: su olvido en los archivos. 
El 11 de julio se rompe esa terrible consigna y "Eunice" subirá a la escena como preludio, además, de "El Centurión" y "El Tribuno", en la ciudad de Cuenca, gracias a la visión de su Orquesta Sinfónica y de sus titulares, el maestro Michael Meissner, en la dirección musical, y la diseñadora Gabriela Sánchez, en la dirección ejecutiva, quienes supieron inmediatamente reconocer el significado profundo de esta aventura de estreno mundial. Para ellos mi agradecimiento como ciudadano de esta ciudad y también para todos quienes se han ido sumando, poco a poco, en los ámbitos ministeriales y de gestión pública y privada de la cultura del país a esta tarea, un poco épica como la misma historia que se cuenta en esta ópera, ejecutable solamente en base a profundas convicciones.
Agradezco la invitación de la Orquesta a dirigir la creación escénica de esta obra y a los colaboradores más cercanos de este emprendimiento: la mezzosoprano quiteña Andrea Cóndor, en el papel de Eunice, el barítono cuencano Jorge Regalado, en el de Nerón y otros destacados solistas líricos como Carolina Varela, Vanesa Regalado, Vanessa Freire, María Augusta Jibaja, Diego Zamora, Xavier Rivadeneira, Alex Rodríguez, Joan Rodríguez, Héctor Rondón y Felipe Barcelona, la pianista Natalie Rojas, la directora de los coros María Eugenia Arias, los diseñadores Lolo Villacís, Juan Álvarez y Jorge Gutiérrez, a cargo de los vestuarios y la iluminación, las coreógrafas Carmen Vásquez y Angélica Galarza, las bailarinas Belen Alvarado, Liz Guazhambo, Erika Campoverde, Rita Rodríguez, Nube López, el bailarín Paúl García, a los maestros Yvonne Schiaffino y Alex Alarcón, a cargo de la edición de las partituras autógrafas de piano y orquesta respectivamente, los coros del Conservatorio Superior José María Rodríguez y de la Universidad del Azuay.
Finalmente, creo que a todos ellos y a quienes estamos hoy aquí presentes en este anuncio, nos une, además, un convencimiento que tiene que ver con "Eunice", con la ópera y el arte: los esfuerzos realizados con anteriores producciones en nuestra ciudad y este esfuerzo ahora en marcha, nos permiten afirmar que Cuenca ha hecho méritos para convertirse en la capital de la ópera del país. La consolidación de este concepto sería un ejemplo claro de descentralización y una apuesta no solo por nuestra ciudad sino por toda la región austral ecuatoriana.

 

©interart-e-scenica

Sígueme en YouTube

 

 

 

 

 

 

Sígueme en Facebook